jueves, 3 de marzo de 2011

Cualquiera se va cuando quiere

Como los colores de la lluvia lenta.


Mecemos el mundo apartados sin reconocernos

Tratando de entender el soplido del alma.


Todas las ventanas se cierran para asegurarse

Los tránsitos inacabados que mantenemos.


Para los sueños la peor discriminación es la integración…

Para vivir en el vacío de las paredes… y viajar.


Danzaron bajo la lluvia negra los patrulleros

Alrededor del fuego de la exclusión del sábado.


Curan por convención

Lastiman por invención

Las partes ambulantes llenas de luces

Que ruedan los espejos del asfalto.


Cualquiera se va al azar

Cuando la suerte de cualquiera lo exige

Y elije el arma adecuada para tu corazón

Cansado de vanguardias.


Dios tiene la óptica de la soledad

Mientras comemos espejismos sabrosos de amor,

Tumbas comerciales y flores de plástico,

Pompas fúnebres y cementerios vivos.

1 comentario:

Rut dijo...

muy buenoo!! me encanto